Foramen oval otorrinolaringología

Si estás introducido en el mundo del buceo es probable que hayas oído hablar de casos de buceadores que han sufrido Enfermedad Descompresiva (ED) después de realizar una inmersión, incluso si ésta no ha sido muy profunda ni prolongada, y se ha buceado con una técnica correcta y dentro de límites de no descompresión.

Algunos de estos casos pueden deberse a que esa persona tenga Foramen Oval Permeable (FOP), incluso sin saberlo.

¿Qué es el Foramen Oval Permeable o FOP?

El Foramen Oval Permeable o FOP, es un defecto estructural del corazón consistente en un pequeño orificio en el corazón que conecta las aurículas derecha e izquierda.

En realidad, la presencia de foramen oval es normal durante el desarrollo embrionario y al nacer, y habitualmente se cierra entre 6 meses y un año después del nacimiento. Sin embargo, aproximadamente en el 25% de la población este cierre no se produce, quedando esta comunicación persistente entre los dos lados del corazón, denominada foramen oval permeable.

foramen oval

¿Qué riesgos tiene el Foramen Oval Permeable o FOP?

En la mayoría de los casos, la presencia de Foramen Oval Permeable o FOP es asintomática, y no requiere tratamiento en especial.

Sin embargo, cuando la presión en la aurícula derecha aumenta, puede producirse el paso de sangre hacia la aurícula izquierda, como sucede al realizar esfuerzos, al toser o al realizar la maniobra de Valsalva, o intento de exhalación de aire con la glotis cerrada o con la boca y la nariz cerradas. Esta maniobra es bien conocida en el ámbito del buceo, ya que con frecuencia se utiliza para compensar o equilibrar la presión en los oídos durante la inmersión.

Este cortocircuito, shunt o paso de sangre desde la aurícula derecha a la izquierda, se relaciona con un incremento del riesgo de padecer algunos trastornos vasculares, como tromboembolismo paradójico y accidentes cerebrovasculares o ictus, y enfermedad descompresiva neurológica en los buceadores, siendo, dentro de esta última, especialmente frecuente la enfermedad descompresiva de oído interno.

Durante la inmersión, se forman pequeñas burbujas en el torrente sanguíneo, que llegan con la sangre venosa al corazón derecho y de manera habitual son eliminadas en el filtro pulmonar. Sin embargo, debido a la existencia de Foramen Oval Permeable, estas burbujas pueden pasar al lado izquierdo del corazón, desde donde salen las arterias que llevan la sangre hacia la cabeza, pudiendo dar lugar a enfermedad descompresiva en las estructuras cerebrales y en el oído interno.

La afectación del oído interno es especialmente frecuente, por las características de la vascularización de éste, y por la formación directa de burbujas en su interior. El principal síntoma de la enfermedad descompresiva de oído interno es la aparición de vértigo, seguido de pérdida auditiva y acúfenos o ruidos.

foramen oval y buceo

Enfermedad descompresiva de oído interno y FOP

Existe una intensa correlación entre la enfermedad descompresiva del oído interno (EDOI) y la presencia de foramen oval permeable, con una prevalencia de éste de hasta un 75% en el grupo de buceadores afectados.

Por ello, en un paciente que ha sufrido una EDOI, debe investigarse la presencia de un cortocircuito o shunt derecha-izquierda, el más frecuente de los cuales es el foramen oval permeable (FOP).

Dentro de las posibles técnicas diagnósticas para detectarlo podemos destacar:

  • La resonancia magnética cardiaca,
  • El Doppler transcraneal
  • El ecocardiograma transtorácico,
  • El ecocardiograma transesofágico

Este último es la técnica diagnóstica habitualmente más utilizada, por su mayor sensibilidad diagnóstica, especialmente si se realiza introduciendo un contraste de burbujas, generalmente suero salino agitado, y observando la llegada de burbujas a la aurícula izquierda. Según la cantidad de burbujas, se puede estimar además el tamaño del FOP.

Prevención de la enfermedad descompresiva de oído interno con diagnóstico de FOP

Hoy en día, el FOP no es una contraindicación absoluta para la práctica de buceo. De hecho, como hemos visto, hasta un 25% de la población, y, por tanto, hasta un 25% de los buceadores tiene algún grado de FOP.

Sin embargo, para prevenir la enfermedad descompresiva de oído interno, especialmente cuando ya se ha presentado ésta alguna vez y se diagnostica la presencia de Foramen Oval Permeable, se recomienda realizar un buceo conservador, entendiendo por esto:

  • El cumplimiento de todas las normas básicas de seguridad habituales
  • No realizar más de una inmersión al día
  • Bucear siempre dentro de límites de descompresión
  • Bucear a una profundidad no superior a 18 m.
  • Realizar paradas de descompresión, aunque no sean obligatorias
  • Bucear con Nitrox, pero utilizando tablas de aire.

En cuanto a los factores de riesgo individuales, es importante:

  • Mantener un buen estado de salud y condición física
  • Mantener un entrenamiento regular en las técnicas de buceo.

Tratamiento quirúrgico del Foramen Oval Permeable

En cuanto a la indicación del tratamiento quirúrgico del Foramen Oval Permeable, existe cierta controversia, ya que, si bien el cierre percutáneo del FOP (vía vena femoral derecha) es un procedimiento poco complejo y con una tasa de complicaciones inferior al 1%, no está exento de ellas, y todavía no hay estudios aleatorizados que respalden su indicación sistemática.

En el caso que se decida optar por el tratamiento quirúrgico, hay que tener en cuenta que después de éste, el tiempo mínimo que un buceador debe de mantenerse sin actividad subacuática es de tres a seis meses. Pasado este periodo, deben de realizarse pruebas para confirmar el cierre completo.

Pídenos una cita y te asesoraremos sobre tu caso concreto.