Botox o Ácido Hialurónico que es mejor

Hay cierta confusión alrededor de estos dos productos y algunas personas creen que el Botox y el Ácido Hialurónico son lo mismo. Por eso queremos explicar qué son estas sustancias y para qué se utilizan, ya que, aunque ambos puedes utilizarse para tratamientos similares o conseguir un mismo objetivo como eliminar las arrugas, su composición y modo de actuar es totalmente diferente.

En primer lugar, vamos a explicar qué son y para qué los utilizamos en medicina estética.

 

¿Qué es el Botox y para qué lo utilizamos?

Botox® en realidad es el nombre comercial que se le da a la toxina botulínica, ya que fue la primera versión comercial de dicha toxina y su nombre se ha extendido en el tiempo como designación genérica. Se trata de una neurotoxina que se obtiene de una bacteria y que, aunque lo solemos asociar a su uso en medicina estética, tiene más aplicaciones en el campo de la medicina.

En lo referente a su uso en medicina estética, el Botox produce el efecto de reducción de la movilidad muscular en la zona en la que se inyecta, paralizando parcialmente el músculo. Gracias a esto podemos evitar la aparición de arrugas en la piel derivadas del movimiento repetitivo de esos músculos. Por lo tanto, su uso en estética está principalmente indicado para eliminar las arrugas dinámicas de expresión.

No obstante, también utilizamos este producto en estética para otros tratamientos no tan conocidos como para reducir la sudoración excesiva o tratar el bruxismo.

 

¿Qué es el ácido hialurónico y para qué lo utilizamos?

El Ácido Hialurónico (AH) a diferencia de la toxina botulínica, es una sustancia que produce nuestro propio organismo de forma natural. Su principal función es la de retener líquido en los tejidos para mantenerlos hidratados.

La realización de tratamientos con ácido hialurónico pretende aportar la pérdida de esta sustancia que se va produciendo en nuestro organismo con el paso de los años. El proceso natural de envejecimiento y la consecuente pérdida de ácido hialurónico, provoca que vayamos siendo menos capaces de retener agua y de mantener el volumen anterior en algunas zonas como en los pómulos, los labios, las ojeras o los surcos nasogenianos. Esto provoca que aparecen las arrugas estáticas y la flacidez en estas zonas del rostro. El tratamiento con ácido hialurónico consigue recuperar el volumen e hidratar las zonas en las que se infiltra.

Hay dos tipos diferentes de ácido hialurónico y cada uno tiene un uso específico. El AH reticulado y el no reticulado. Las moléculas del ácido hialurónico pueden estar libre o unirse unas con otras formando una estructura que le dé consistencia. Cuando la capa que se crea es nula o poco densa se habla de no reticulado y cuando es más estable y densa se habla de reticulado.

El ácido hialurónico no reticulado se emplea más para tratamientos de hidratación, mientras que los más reticulados se emplean para conseguir un efecto de volumen y realizar rellenos (labios, mentón, pómulos, etc.)

El ácido hialurónico reticulado tiene una mayor consistencia y rigidez que lo hace más perdurable en el tiempo. Se utiliza para efectuar rellenos que pretenden aportar volumen.

 

Diferencias y similitudes entre ácido hialurónico y Botox

Aunque ambas sustancias son fabricadas por laboratorios especializados y tienen usos comunes como eliminar las arrugas, sin embargo, actúan de forma diferente. El Botox se encarga de relajar o paralizar los músculos para eliminar las arrugas dinámicas de expresión. Sin embargo, el ácido hialurónico es absorbido por los tejidos y se transforma en colágeno o elastina, proporcionando un mayor volumen, hidratación y luminosidad a la piel eliminando o suavizando las arrugas estáticas.

A parte de su modo de actuar, vamos a destacar sus principales similitudes y diferencias

 

¿Similitudes de ácido hialurónico y el Botox?

  • Ambos son tratamientos inyectables, se infiltran con agujas.
  • Su aplicación es sencilla y rápida (15 o 20 minutos por lo general).
  • Ambos tienen efectos temporales, no son permanentes.

 

¿Diferencias entre Botox y ácido hialurónico?

  • El Botox generalmente se utiliza en el tercio superior del rostro o en los músculos maseteros y el Ácido Hialurónico en cualquier parte del rostro.
  • El Botox se aplica sobre los músculos faciales que deseamos paralizar mientras que el Ácido Hialurónico se aplica sobre la arruga a rellenar.
  • El Botox no aporta volumen, y el ácido hialurónico sí lo hace cuando es reticulado.

 

Por lo tanto, no podemos determinar si un producto es mejor o peor que el otro para eliminar las arrugas en general, ya que cada uno está dirigido a suavizar o eliminar unos tipos de arrugas específicos, y dentro de su campo de actuación son las mejores soluciones posibles y son tratamientos complementarios el uno del otro.

Por último, destacar otra característica común a ambos, y es que deben de ser aplicados por un médico experto. En el centro médico Altiorem contamos con profesionales médicos con amplia experiencia en la aplicación de ambos tratamientos.

Si deseas mejorar tu aspecto con todas las garantías, puedes ponerte en contacto con nosotros y estudiaremos tu caso en particular para asesorarte sobre cuál es el mejor tratamiento.